Junio de 2004 | Boletín #5

Responsabilidad de Agentes de Aduanas

Gerencia Jurídica Tributaria
División de Doctrina Tributaria
N° de Consulta.DCR-5-18372-6746


M E M O R Á N D U M


PARA: JESUS ARMANDO MAYO CATALANO
Gerente de la Aduana Principal de Puerto Cabello
DE: Gerente Jurídico Tributario (E)
FECHA: 02 de Diciembre de 2003

ASUNTO: Responsabilidad del Agente de Aduanas.


Me dirijo a usted, en la oportunidad de referirme a su Memorándum N° APPC-AAJ-2003-000611 de fecha 11 de noviembre de 2003, mediante el cual expresa que efectivos adscritos a la Guardia Nacional procedieron a revisar la documentación que ampara una operación de importación del consignatario aceptante IMPORTACIONES NUEVO CENTURY, C. A., presumiéndose la comisión de un ilícito fiscal aduanero.

Asimismo, plantea que esa Gerencia de Aduanas “decidió imponer al presunto infractor, …las sanciones contenidas en el primer párrafo del artículo 120 literal ‘A’ de la Ley Orgánica de Aduanas, dado a haberse configurado errada clasificación arancelaria en la operación de importación, así como multa contenida en el artículo 111 de la Ley Orgánica de Aduanas…”

Igualmente, se expone que el propietario de las mercancías ejerció recurso jerárquico contra los actos administrativos emanados de esa Gerencia, “alegándose en el escrito contentivo del medio de defensa, que de conformidad a contrato de servicio notariado suscrito entre el Agente de Aduanas y el Consignatario Aceptante, así como oferta de servicios de tramitación aduanera, procedió el primero de los citados dado a su carácter de experto en materia aduanal, a materializar la declaración de aduanas. De igual modo expresan que dado el Principio de Responsabilidad Solidaria, sean anuladas todas las actuaciones referidas a las sanciones y sean emitidas nuevas Planillas bajo tal naturaleza, en las que sean aplicadas las mismas en la persona del Agente de Aduanas, versándose en lo que se desprende del artículo 35 de la Ley Orgánica de Aduanas…”

De la misma manera manifiestan lo siguiente en el escrito consultivo:

“…las partes involucradas, llámense Consignatario Aceptante y Agente de Aduanas, conjuntamente con los apoderados del primero e incluso efectivos adscritos a las Fuerzas Armadas de Cooperación en funciones de resguardo nacional, procedieron a suscribir acta con rasgos de convenimiento de pago, mediante la cual el Órgano Auxiliar de la Administración Aduanera se comprometía a pagar el concepto referido en la multa, expresada esta (sic) en sentido afianzable, así como a sufragar el 50% de la porción de otra sanción pecuniaria, liquidada en sentido pagable, correspondiendo el 50% restante de esta (sic) última en comentario, sufragarla el Consignatario Aceptante.

Vistos todos los elementos del caso, esta Gerencia de Aduana procede a plantear las siguientes interrogantes:

1.- ¿Puede en base a lo anteriormente comentado, responder solidaria o mancomunadamente, el Agente de Aduanas, como órgano auxiliar de la administración aduanera ante la República y ante su mandante por las infracciones cometidas a la normativa aduanera derivadas de su acción u omisión, dolosa o culposa en el ejercicio de sus funciones?

2.- ¿Si bien es cierto que el artículo 35 de la Ley Orgánica de Aduanas contempla el Principio de la Responsabilidad Solidaria para el caso del Agente de Aduanas, como pudiera medirse la responsabilidad que frente a la Administración Tributaria pudiera tener quien haya declarado las mercancías, considerando éste propietario de las mismas y por ende sujeto de deberes y obligaciones con motivo de la operación aduanera respectiva, tal como lo dispone el artículo 30 ejusdem?

3.- ¿Qué tan procedente, vinculante y legal, pudiera ser el Acta de Convenimiento de Pago arriba planteada?

4.- ¿Es posible dividir en dos (2) partes iguales, las cargas pecuniarias de una Planilla de Liquidación de Gravámenes por conceptos referidos a Multas, cuando en el proceso administrativo no ha intervenido el Agente Aduanal demostrando su responsabilidad en el proceso?


Al respecto, esta Gerencia Jurídica Tributaria procede a pronunciarse en los términos siguientes:

El artículo 30 de la Ley Orgánica de Aduanas establece quién es el responsable ante la República por los derechos y obligaciones que se generen con motivo de las operaciones aduaneras, y en tal sentido consagra lo siguiente:

Artículo 30:Las mercancías objeto de operaciones aduaneras deberán ser declaradas a la aduana por quienes acrediten la cualidad jurídica de consignatario, exportador o remitente, dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a su ingreso a las zonas de almacenamiento debidamente autorizadas, según el caso, mediante la documentación, términos y condiciones que determine el Reglamento.

Quienes hayan declarado las mercancías se considerarán a los efectos de la legislación aduanera, como propietarios de aquéllas y estarán sujetos a las obligaciones y derechos que se generen con motivo de la operación aduanera respectiva. (Resaltado y subrayado nuestro)

Omissis…

Del artículo antes transcrito se concluye que para la legislación aduanera existe un derecho de propiedad especial, según el cual se tendrá como propietario de la mercancía, y en consecuencia, responsable ante la República, a quién haya declarado la mercancía, es decir, a aquella persona que presente la declaración de aduanas en su nombre y se haga responsable ante la Administración Aduanera por la mercancía.

Este derecho de propiedad se prueba mediante los documentos de transporte o conocimientos de embarques, los cuales son considerados jurídicamente títulos valores que confieren la propiedad de la mercancía contemplada en ellos, y en consecuencia, podrán ser endosados a favor de otra persona, quien al declarar la mercancía en la aduana será considerada como propietaria a los fines fiscales.

En consecuencia, los ajustes por diferencias relacionadas con el pago de los tributos causados a la fecha de llegada de la mercancía, o de aquellos tributos causados con motivo del registro de dicha declaración, como en el caso del impuesto al valor agregado, así como las respectivas sanciones si ello fuere procedente, deberán liquidarse a nombre del consignatario, exportador o remitente, por disposición del referido artículo 30 de la Ley Orgánica de Aduanas.

Por otra parte, ciertamente el aparte final del artículo 35 ejusdem contempla que “Sin menoscabo de las responsabilidades, que según esta Ley correspondan al consignatario aceptante, exportador o remitente de las mercancías, el agente de aduanas será responsable ante el Fisco Nacional y ante su mandante por las infracciones cometidas a la normativa aduanera derivadas de su acción u omisión, dolosa o culposa en el ejercicio de sus funciones”.

Este aparte de la norma fue incluida en la reforma de la Ley Orgánica de Aduanas de 1998; sin embargo no fue reglamentada (aún está vigente el Reglamento de la Ley Orgánica de Aduanas de 1991); por lo que no queda claramente determinado cuándo procedería la aplicación de este artículo 35 si como ya se acotó arriba, el legislador previó que la responsabilidad recae en cabeza del consignatario, exportador o remitente. Por otra parte, se colige sin lugar a duda, del artículo 30 antes citado, que los tributos, es decir “las obligaciones” que se ocasionen con motivo de la importación, exportación o tránsito, son sólo responsabilidad del declarante, en los términos del artículo 30 en comentario.

Respecto a su interrogante con relación a si el agente de aduanas responde solidaria o mancomunadamente, como órgano auxiliar de la administración aduanera ante la República y ante su mandante, consideramos pertinente traer a colación el concepto de solidaridad. En tal sentido, Manuel Osorio la define como el “nexo obligatorio común que fuerza a cada uno de dos o más deudores a cumplir o pagar por la totalidad cuanto le sea exigido por el acreedor o acreedores con derecho a ello” (Ossorio, M. (1986). Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Uruguay: Editorial Obra Grande S. A. p. 720).

En consecuencia, de acuerdo a la definición dada, el sujeto activo, acreedor del tributo debido por el importador, podría accionar contra el importador y contra el agente de aduanas haciendo valer la responsabilidad solidaria que contemple la ley. Vale decir, puede exigir la totalidad o parte de la obligación tributaria aduanera, a uno o al otro indistintamente o a ambos a la vez.

No obstante, como ya se acotó, la responsabilidad ante la República del pago de los tributos adeudados, es del consignatario (en el caso de las importaciones), tal como lo dispone el artículo 30 ejusdem, ya comentado. En ninguna parte del articulado del texto legal citado se expresa que el agente de aduanas responda de manera solidaria o subsidiaria con el importador o con el exportador. Por lo demás dichas responsabilidades tendrían que estar expresamente establecidas en la Ley.

Recordemos que el principio de legalidad tributaria no sólo está consagrado en el artículo 317 de la Constitución de 1999, sino que se encuentra desarrollado en el artículo 3 del Código Orgánico Tributario, el cual establece:

Artículo 3. Sólo a las leyes corresponde regular con sujeción a las normas generales de este Código las siguientes materias:

1. Crear, modificar o suprimir tributos, definir el hecho imponible, fijar la alícuota del tributo, la base de su cálculo e indicar los sujetos pasivos del mismo. (...) (Resaltado y subrayado nuestro)

Aunado a lo ya expresado, resulta de difícil aplicación, la parte final del artículo 35 de la Ley Orgánica de Aduanas a través del cual el legislador pretendió atribuirle a los agentes de aduana, responsabilidad fiscal por sus acciones u omisiones, dolosas o culposas en el ejercicio de sus funciones, en razón de su imprecisión e indefinición tanto de su alcance como de los supuestos para su aplicación.

Con respecto a su tercera interrogante, debemos puntualizar que los convenios entre particulares no son oponibles ante la República; así lo dispone el artículo 14 del Código Orgánico Tributario. En otras palabras, independientemente del acuerdo que hayan suscrito en este caso, el consignatario y el agente de aduanas, el responsable ante la República seguirá siendo el consignatario. Por lo que, y dando respuesta a su cuarta interrogante, no es posible dividir en dos partes iguales los créditos fiscales adeudados.

En los términos antes expuestos, queda expresado el criterio de esta Gerencia Jurídica Tributaria sobre el asunto sometido a consulta.

Atentamente,
ORIGINAL FIRMADO POR
Abog. CARLOS ALBERTO PEÑA DÍAZ

AMC/RV/LZ/lz
18372 responsabilidad ag. aduanas

Volver

Copyright © 2004 Informaduanas77, C.A. Todos los derechos reservados.